Valores

Siete fundamentos para forjar una vida excelente

crecimiento_personal

¿Deseas alcanzar una vida excelente? ¿Cuáles son tus aspiraciones y anhelos más profundos con respecto a la vida que pretendes construir? ¿Cuáles son las diferencias que propician calidades de vida tan distintas y dispares? La excelencia es una forma de vida, una actitud que se adopta de forma consciente y persistente, y cuyo cometido es forjar la mejor versión de nuestro ser en todo su abanico de posibilidades.

Ser excelente requiere compromiso, visión y dedicación inquebrantables. Responde a una manera precisa de entender la vida, y lo que ésta puede producir en nosotros en forma de experiencias y aprendizajes. La excelencia es el fruto del enfoque y la visión nítidas con respecto a lo que somos y decidimos ser. Es una elección consciente que busca potenciar todos los recursos, talentos y habilidades que poseemos. La excelencia es sinónimo de integridad y grandeza. Es la pasión interna que tiñe de belleza y de verdad todo lo que toca. (más…)

El poder de la simplicidad

Simplicidad

Actualmente nos encontramos en un contexto claramente extendido en nuestra sociedad, el cual he querido bautizar con el nombre de la “era de la complejidad”. Pero; ¿Qué es realmente la complejidad? ¿Cuáles son sus efectos en nuestra vida diaria? ¿Cuál es el motivo que subyace en este arraigado comportamiento actual? ¿Por qué valores tan importantes como la simpleza y la claridad han quedado relegadas? La complejidad es una poderosa tela de araña que impregna todo el tejido personal, social y cultural de nuestros días, erigiéndose como el paradigma a seguir por las sociedades civilizadas (principalmente occidentales).

Falsamente hemos creído que ha mayor complejidad y sofisticación en todos los ámbitos, más posibilidades y oportunidades brindamos a los demás. Lo resultante, sin embargo, es todo lo contrario. A simple vista puede parecer que el abánico de posibilidades se amplía, pero la verdad es que la complejidad y la multiplicidad nublan nuestra visión. La realidad se despliega como un catalogo incesante de cosas, situaciones y vivencias complejas y enrevesadas, dispuestas a captar nuestra atención a cada instante. La sobreabundancia de opciones y estímulos producen en la persona una situación de indefensión, indecisión y tensión constantes. (más…)

Ocho claves poderosas para conseguir relaciones fructíferas

relaciones

Todos los seres humanos nos sentimos más felices cuando nos encontramos profundamente vinculados a los demás. Al formar parte de una comunidad o grupo que entiende, potencia y comparte nuestros valores, somos capaces de desplegar más acertadamente nuestro abánico de potencialidades y habilidades. Las personas tenemos la necesidad de ser estimados y sentir que formamos parte de algo mayor, buscamos satisfacer nuestro sentido de pertenencia.

Las relaciones son el núcleo fundamental de esta honda necesidad en la persona. En ellas se encuentra el potencial de compartir, crecer y aprender. Toda relación sea del tipo que sea (profesional, amorosa, amistosa), juega un papel importante en nuestro desarrollo y aprendizaje. Como cita el escritor y poeta peruano Alex Pimentel; “Somos seres sociales por naturaleza, estamos condenados a agruparnos para conseguir la verdadera victoria”. Nuestra naturaleza esencial anhela y desea fervorosamente compartir, dar y experimentar grandes cosas con los demás. Toda evolución, hallazgo y descubrimiento que ha posibilitado mejorar ha sido concebido para y por los demás. Piensa en Edison, el invento de la bombilla no buscaba satisfacer sus propias necesidades, sino que tenía como cometido cumplir con las demandas de la gente. (más…)

Descubre tu genialidad

Genialidad

¿Estás dispuesto a desarrollar tus habilidades innatas de la mejor manera posible?¿Deseas lograr un conocimiento y desarrollo en tu ámbito que catapulte tu ser a lo más alto? Ser un genio en lo que haces no es algo que esté reservado a un tipo exclusivo de personas con una pericia exquisita y fuera de lo normal. La genialidad es algo que está al alcance de cada uno de nosotros, ya que todos sin excepción, poseemos habilidades, talentos y dones únicos esperando a ser potenciados de la mejor manera.

Sin embargo; ¿Por qué la excelencia y la genialidad son aspectos tan poco comunes y desarrollados? Creemos falsamente que el genio nace y no se hace. Pensamos que la genialidad es fruto de un don único y particular que no es susceptible de ser trabajado, interiorizado y aprendido. Construimos una creencia limitante y ficticia, en la cual, elaboramos un binomio que dice: Genialidad = Talento fuera de lo normal. De esta manera, teñimos la genialidad de exclusividad y particularidad. Con este pensamiento, solo unos pocos pueden saborear las dulces mieles que producen sus dones.

Por otro lado, a menudo juzgamos nuestros dones de manera equivocada, haciendo alusión o referencia a un campo que no es de nuestra especialidad. Pensamos, por ejemplo, que si no somos buenos en todo lo que tenga que ver con la inteligencia lógico-matemática no podremos satisfacer las demandas de otros campos, porque hay una inteligencia que “cojea”. Albert Einstein tiene una cita que refleja magistralmente esta visión: “Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil”. Todos tenemos habilidades innatas que destacan sobre otras; cada uno de nosotros posee la capacidad de alcanzar la maestría y excelencia en su campo. La pregunta que surge ahora es: ¿Cómo materializar esa posibilidad?

El primer paso consiste en indagar y buscar cuál es nuestro don natural y en qué destacamos realmente. La manera de captar ese don consiste en tomar conciencia de cuales son las tareas que nos producen un estado de flujo y satisfacción particulares. Una vez hallado ese estado, debemos concentrarnos en ese ámbito y habilidad con la inquebrantable decisión de mejorar en ella diariamente, poniendo todas las ganas y visión en el don que se desea mejorar y crecer. ¿Crees que el éxito de los mejores genios en sus campos fue el simple producto de un don natural? Por supuesto que no fue así. Si miras la clase, la elegancia y la técnica que posee Roger Federer, puedes pensar equivocadamente, que el ya poseía todo ese abánico de recursos. Sin embargo, para alcanzar tal nivel de maestría Roger tuvo que implementar una fórmula que es extrapolable para cada uno de nosotros, esta fórmula tiene cinco componentes: Voluntad + pulir y acotar tu talento + dedicación + mejora diaria + tiempo.

1. Voluntad

La voluntad supone el requisito previo para manifestar y progresar en nuestras habilidades innatas. Saber que podemos marcar la diferencia, y estar decididamente convencido de conseguirlo es clave para alcanzar la maestría.

2. Pulir y acotar tu talento

Tenemos que ser específicos y enfocar la concentración en nuestro campo. Intentar generar un valor añadido en las acciones que empredemos. Hacer de nuestro talento algo propio, y pulirlo adecuadamente cada día.

3. Dedicación

Debemos dedicarnos en cuerpo y alma a nuestra tarea. Ser conscientes de que estamos haciendo todo lo posible para producir un progreso consistente. Establecer un plan de acción masivo que nos ayude a canalizar debidamente nuestras energías, para así generar grandes resultados.

4. Mejora diaria

Es importante establecer pequeñas mejoras cada día en relación a los hábitos, comportamientos y actitudes relacionados con nuestro talento. Sentir que cada día ha sido debidamente aprovechado, y que nuestro talento está perfeccionándose son grandes alicientes para nuestra autoestima y convicción.

5. Tiempo

La paciencia y el tiempo son dos aspectos indispensables para poder plasmar nuestro talento con el mayor éxito y efectividad. Debemos ser conscientes que las cosas llevan un proceso determinado de resolución y asentamiento. El tiempo es el valedor principal de nuestro esfuerzo diario, y los frutos resultantes van en directa consonacia con la persistencia dedicada día a día.

Descubre en que destacas, en que eres un genio, y trabaja incansablemente para modelar tu visión. Encuentra ese talento que produce que el tiempo se disipe y desaparezca. Trabaja y brinda el máximo en cada día para llevar tu habilidad a la cumbre de tus posibilidades. El mundo necesita más genios entregados y capaces de dar lo mejor de sí mismos. Personas comprometidas con un alto estándar de valores. Empieza HOY mismo a desarrollar ese gran talento, no lo desperdicies.

“El genio se compone del dos por ciento de talento y del noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación”

- Ludwig van Beethoven

Una visión renovadora: La Aceptación

Aceptación

¿Estás dispuesto a buscar la bendición oculta que se encuentra tras la adversidad? ¿Crees en la posibilidad de liberarte de todo aquello que opaca tu vida? La aceptación es un poderoso enfoque que posibilita un cambio de perspectiva radical ante lo que nos acontece. Una visión sutil pero profunda que implica ceder más que oponerse al flujo de la vida.

La aceptación es un enfoque que promueve producir la menor resistencia posible ante lo que ES. Es una perspectiva que aboga por el autocontrol interior y por la reflexión pausada y consciente de lo que nos acontece en forma de experiencias y sucesos determinados. Sin embargo, al contrario de lo que piensa mucha gente, la aceptación no es rendición. La aceptación no significa soportar pasivamente cualquier situación en la que uno se encuentra sin hacer nada al respecto. No tiene absolutamente nada que ver con esa acepción y visión. En palabras del escritor Richard Carlson: “La aceptación podría interpretarse como inacción, pero cuando intentas explicarla te das cuenta de que es todo menos eso. A veces exige un mayor esfuerzo que quejarse, enfrentarse o rezongar, como harías normalmente. Pero una vez que experimentas la libertad que aporta, la aceptación se convierte casi en un acto reflejo”.

La aceptación es una sabiduría simple pero profunda que implica honrar y captar el momento tal y como es, siendo activo y coherente para cambiar aquello que haya que modificar, así como paciente y sensato para aceptar aquello que no es susceptible de ser cambiado. Constituye una potente filosofía de vida propia de aquel que busca comandar su existencia. Es una perspectiva que consigue lograr una visión más desapegada de las cosas, nos brinda paz, tranquilidad y presencia. Cuando aceptas plenamente lo que es, te liberas inmediatamente de la resistencia mental y de su identidad que deriva de ella. Te quitas una gran carga de encima, permitiéndote ser tú mismo en todo tu esplendor.

Sin embargo, ¿Por qué continuamente se ven casos de personas insatisfechas, tristes e inseguras que se resisten a la realidad que presencian? ¿Por qué se palpa tanta insatisfacción en la sociedad actual? Esto se debe en gran medida, a que se resisten a lo que es y se aferran a lo que “debería ser”. Creen equivocadamente que el mundo conspira contra ellos. Surge una resignación profunda y una desidia que inmoviliza. Muchísimas personas niegan, se resisten y se quejan acaloradamente de su taciturna realidad, no haciendo nada por cambiarla o aceptarla como parte de la cualidad de ese momento, el cual probablemente encierre un enorme aprendizaje.

La resistencia trae consigo una enorme negatividad emocional, la cual produce acciones negativas en consonancia, tales como ira, desesperación o frustración. Cuando no aceptas, endureces tu ego y creas una fuerte perspectiva amenazadora a tu alrededor. A su vez surge una necesidad compulsiva de emitir juicios, etiquetas y visiones sesgadas de la realidad. Echkart Tolle lo refleja magistralmente en este pensamiento: “La cualidad de tu conciencia en este momento es el principal determinante del tipo de futuro que experimentarás”. Por tanto, adoptar una conciencia de aceptación o de resistencia producirán resultados radicalmente opuestos, y vidas ancladas en la dicha o la desgracia.

Cuando uno adopta una postura de constante aceptación, uno es capaz de percibir la realidad con mayor claridad y edificar sobre suelo firme. Solo a través de la aceptación se puede producir un verdadero cambio positivo e integral. En este estado, la vida se muestra servicial y cooperativa, fruto de una poderosa convicción interna de ser los responsables de los resultados y el destino que perseguimos. La aceptación nos brinda seguridad, confianza y perspectiva para enfrentar los obstáculos que se interpongan en nuestro camino.

Seamos conscientes del enorme beneficio que se consigue al aplicar de manera consistente está visión en nuestro día a día. Al aceptar conscientemente la realidad que sucede a nuestro alrededor, seremos capaces de actuar consecuentemente en función de lo que el momento nos pida. Tomando de esta manera, decisiones acertadas, profundas e integras para desarrollarnos de la mejor manera posible y crecer adecuadamente como personas.

“El primer paso hacia el cambio es la conciencia. El segundo paso es la aceptación”

- Nathaniel Branden